La esencia humanista en el pensamiento de Mariátegui

Todo programa político que se considere de izquierda en el Perú tiene que asumir el pensamiento de nuestro José Carlos Mariátegui o desarrollarlo críticamente.

Sin desconocer su formación y militancia marxista, la originalidad de su doctrina se nutre de diversas corrientes de la filosofía europea pero la heterodoxia que se le reconoce tiene un hilo conductor que hoy podríamos llamarlo postracionalista, nacida de los aportes del pensamiento de Nietzsche, y que rompe paradigmáticamente con la visión cientificista de la tradición marxista de su tiempo y que aún persiste en el nuestro.

Y es que mientras el racionalismo y cientificismo sigue siendo reforzada y difundida por nuestros actuales izquierdistas, condenando el relativismo como una filosofía de la “burguesía decadente y nauseabunda”, muy por el contrario, en el pensamiento de Mariáteguí el relativismo se vuelve la base de su doctrina del Mito, ese martillo ideológico que necesita la ciudadanía para conquistar sus intereses, porque cualquier ideal se hace carne sólo si sirve para mover a los hombres a alcanzarla, y eso se puede lograr con el mito. Es por eso que nos dirá:

“El relativismo (…) empieza por enseñar que la realidad es una ilusión; pero concluye por reconocer que la ilusión, es, a su vez, una realidad. niega que existan verdades absolutas, pero se da cuenta de que los hombres tienen que creer en sus verdades relativas como si fueran absolutas. Los hombres han menester de certidumbre. ¿Qué importa si la certidumbre de hoy no sea la certidumbre de los hombres del mañana? Sin un mito los hombres no pueden vivir fecundamente. La filosofía relativista nos propone, por consiguiente, obedecer a la ley del mito”

(en La Lucha Final, artículo incluido en el Alma Matinal)

Si bien los pensamiento de Marx y de Nietzsche son disimiles en sus resultados, también habría que acotar que ambos se plantearon problemas distintos de la naturaleza humana. Marx se centraba en los problemas de la sociedad y Nietzsche en las vicisitudes existenciales del hombre individual. Aquí no se trata de desvalorar a uno ni al otro sino de enriquecerse de la integración que permita que el sueño de Mariátegui para nuestro Perú sea una realidad.

Sin embargo, es precisamente esta fuente nietzscheliana lo que le permite esa riqueza humana de su obra, esa valoración del arte, del mito, de la pasión colectiva y del pensamiento libre. Esto hace de Mariátegui un humanista dentro de todo el pensamiento totalitarista del marxismo de su época. Sin embargo, muy pocas veces ese humanismo de Mariátegui ha sido reconocido por nuestros intelectuales de izquierda, que aún persisten en una filosofía materialista entendida como fundamentalismo ontológico, que año tras año es adoctrinada a nuestros jóvenes con vocación social y que deforman seriamente la participación política de la izquierda en el Perú.

Hasta el día de hoy muchos jóvenes de los sectores de izquierda consideran que solo existe un pensamiento verdadero, científico, iluminado, que puede ser la guía para un mundo mejor. La ortodoxia se fortalece y con ella también el anarquismo y la demagogia populista. Anarquismo porque incapaces de conectarse con los problemas y discursos actuales de la población, tienden a culpar a las demás corrientes políticas de oportunistas y prefieren mantener la “pureza” de su doctrina, evitando la militancia orgánica partidaria y el debate respetuoso de las ideas. La demagogia populista se resalta cuando emiten discursos principistas sobre ideales trasnochados del siglo pasado, sin tomar en consideración las necesidades actuales y los principios nuevos que la población reclama.

Es por ello que resulta importante resaltar la esencia humanista, postracionalista del pensamiento de Mariátegui, para que sea entendida en todas sus facetas, y no sólo bajo el prisma de la ortodoxia tantas veces condenada en sus escritos. Así también ya es momento de iniciar una corriente política humanista que de una vez por todas lleve a la madurez el discurso de izquierda, para dejar de lado las exaltaciones y ufanidades de sus tradiciones ideológicas y se encargue de realizar la política efectiva en favor de los mas desprotegidos de nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: